La necesidad era diseñar los empaques para un coffee shop, desde las bebidas hasta los bocadillos y pasteles.

El concepto para realizar el proyecto fue pequeños detalles. Se incluyeron cupones y sorpresas dentro de los empaques para representar esos detalles y poder enganchar a los consumidores. También se utilizaron los elementos de diseño para dar la idea de que todo era hecho a mano.